La producción de ATP se produce cuando las moléculas orgánicas se oxidan y son utilizadas por los seres vivos para satisfacer sus necesidades energéticas. La molécula de ATP proporciona energía libre para que las células del cuerpo lleven a cabo sus actividades y es responsable de garantizar el mantenimiento de la homeostasis celular.