Son sustancias químicas de tipo pigmentario que dan las tonalidades de amarillo y rojo en la naturaleza. Las plantas, las algas, los hongos y las bacterias pueden sintetizarlos, pero los animales no, y tienen que adquirirlos a través de su dieta.