La insulina es la hormona responsable por los niveles de glucosa en sangre. Se dirige a la mayoría de las células del cuerpo para hacerlas absolver las moléculas de glucosa circulantes. Es producida y segregada por el páncreas cuando aumenta la glucosa en la sangre, especialmente cuando se come.