Uno de los lípidos que se pueden encontrar en los alimentos. Este tipo de grasa no tiene doble enlace entre los átomos de carbono, por lo que la cadena está ‘saturada’ de átomos de hidrógeno. Por eso suelen ser sólidos en temperaturas frías/ambientes. Se asocian popularmente con las enfermedades del corazón, pero los estudios demostraron que sólo se asocian parcialmente con los riesgos de enfermedades del corazón cuando se consumen mucho y se conectan con un estilo de vida ‘no tan saludable’.