Los ácidos grasos pertenecen a una categoría de moléculas biológicas denominadas lípidos (o grasas), que suelen ser insolubles en agua pero muy solubles en disolventes orgánicos. Los ácidos grasos son utilizados como combustible por las células y constituyen una de las principales fuentes de energía del cuerpo humano, junto con las proteínas y la glucosa. Además cabe destacar los beneficios de la ingesta de ácidos grasos, tales como: mejora de la salud del corazón al sustituir las grasas saturadas por las insaturadas, mejora de la salud de la piel al mantener la elasticidad y reducir el efecto de los rayos ultravioleta, salud para el cerebro, que permite un menor deterioro cognitivo, entre otros.