Los minerales son elementos que se encuentran en la tierra y en los alimentos, y son uno de los componentes esenciales para la vida. Para el cuerpo humano, los minerales son esenciales para mantenerse sano, ya que realizan diversas tareas en el organismo, como el funcionamiento del corazón, el cerebro, los músculos y los huesos, así como para la producción de enzimas y hormonas. Entre sus principales beneficios están: el fortalecimiento del sistema inmunológico, la reducción de las enfermedades cardiovasculares, la actuación en la formación y el fortalecimiento de los huesos, entre otros.