Los probióticos son microorganismos vivos que actúan en el interior del intestino y, al ser consumidos, mejoran la salud general del organismo. Además de aportar varios beneficios, como facilitar la digestión y la absorción de nutrientes, los probióticos ayudan a mantener una microbiota intestinal sana, contribuyendo así al buen funcionamiento del cuerpo humano. También cabe mencionar que los probióticos mejoran diferentes sistemas, como el digestivo y el inmunológico.